La cantina de las Naciones Unidas

 

Eroles Project llevó a cabo una performance interactiva en la que las participantes, representando el papel de una nación, empresa o lobby, tenía que participar en la cocina de una cena junto con el resto, aportanto un ingrediente y utilizando la comunicación y la negociación.

Los roles de poder, los derechos a veto, el dinero, los desastres naturales que convierten en naciones en refugiados ignorados en las negociaciones…Esta permite que los participantes vivan en sus carnes la realidad de las negociaciones climáticas y sientan la frustración y la angustia que realmente provoca el estado de emergencia ecológica en el que nos encontramos ante el paripé de las COPs.

Deja un comentario